Reflexiones sobre el mundillo editorial

10 de julio de 2011


Hace no mucho estuve leyendo entrevistas a autoras de novela romántica de EE.UU y me surgió rumear un poco las diferencias que existen entre nuestro sistema editorial y el norteamericano. El nivel editorial de EE.UU supera por mucho al nuestro, al hispánico, porque, en primer lugar, saben cómo mover el avispero. No importa si son nuevas autoras o reincidentes, las editoriales hacen un gran movimiento comercial y de publicidad. Por ejemplo, organizan firmas de libros en librerías de varias ciudades, contactan con la prensa y prestan atención a cada detalle del libro (impresión, cubierta, etc). Quiero agregar que su distribución es excelente. No hay persona en EE.UU que no pueda conseguir el libro de su autora favorita con su librero amigo.
Nosotros en cambio, y hablando desde mi propia experiencia, no contamos con tantas editoriales nacionales que se encarguen del género, el marketing realizado por ellas es paupérrimo, sino nulo. La distribución de algunas editoriales deja mucho que desear ¡Si hasta en Buenos Aires cuesta conseguir este o aquel libro! La única que se acerca más al sistema editorial norteamericano es Florencia Bonelli con su caballito de guerra que es Grupo Santillana (ojo, lo tiene bien ganado). El resto si queremos una firma de libros la tenemos que programar nosotras y hasta a veces costearlas de nuestro propio bolsillo. Y en cuanto a prestar atención a los detalles… puff… los correctores ya casi no existen y el diseño interior a veces está condicionado por el cuidado de la economía.
PERO (y es un gran pero) encontré algo en nuestro sistema editorial que nos redime. Resulta que leyendo una entrevista a… (autora de romántica, no recuerdo su nombre) confirmé algo que yo sospechaba. En la entrevista le preguntaban si iba a cambiar de subgénero porque últimamente publicaba novelas históricas. Ella contestó que no sabía, que no creía, porque su editor le pedía sólo novelas de la Regencia y no otra cosa. Así que ella escribiría sobre eso por ahora. Y he ahí el “pero”. Nosotras, escritoras de habla hispana, podremos tener la mala suerte de padecer nuestro sistema editorial y tener que remarla para salir adelante, pero por lo menos tenemos nuestra libertad creativa. Escribimos lo que queremos. ¿Por qué? Justamente por estas mismas fallas que yo (y no dudo que otras también) critico. ¿Qué nos resta entonces? Aprovechar nuestra libertad mientras dure. Así que ¡a escribir!

Abrazos,

Magui.         

5 comentarios:

  1. Tenes razon , a mucha autoras norteamericanas las bancan!!!!,rescato el marketing que hacen...los tours,las firmas de libros colectivas!!!!!!!
    el otro dia lo mencionaba Julia Quinn en el face......parece que la pasaba bomba
    jajja
    Y se que aca se rema,se rema...y aveces hay cada bazofia .grrrr
    pero magui ,la libertad de poder escribir sobre lo que queiras sin encasillarte esta barbaro
    una critica que le hago a dos autoras genias por ejemplo a sherrylin kenyon....se repite a si misma en sus ultimso libros ...no me engancha y se que es desgate...escribe 4 sagas ,son 4 libros al año.....y la calidad????
    hum????
    besos verdes buenisima entrada

    ResponderEliminar
  2. Tal cual, Fiona. Igual pienso que Sherrylin se repite porque su editor se lo debe pedir. Un escritor no gusta de escribir siempre lo mismo. Sería muy frustrante y aburrido.

    Besote!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que solo me dedicaba a leer y lo cierto es que estos aspectos del mundo literio no los tenía en cuenta hasta que conocí a una amiga escritora ;)y, debo confesar que me parecieron horribles.Los escritores viven constantemente presionados entre escribo lo que me gusta o escribo lo que me piden y entre otras cosas superficiales que, sin embargo, deben tener en cuenta para mantenerse en el mercado.
    Coincido con Fiona en que la libertad de escribir lo que quieras sin encasillarte es lo mejor, porque escribir siempre lo mismo no sorprende al igual que un actor de cine que siempre hace de villano (aclaración: la comparación se debe a mi fascinación por el cine).
    Besos
    V.S.A

    ResponderEliminar
  4. Hola !
    creo que el problema se basa en lo económico, E.E.U.U tienen dinero y es super grande, para LatinoAmerica es mucho mas difícil, es una verdadera lastima que cueste tanto, yo soy de Uruguay y si bien hay muchos escritores les cuesta su esfuerzo y de promocionarse ni hablemos es mas difícil enterarse de alguno nuevo por aquí.
    besos ^ ^

    ResponderEliminar
  5. Sí es cierto que el factor económico es importante pero, el otro día, hablando con un editor me contó que el problema de la distribución también tiene que ver con la falta de interés por parte de los libreros y las distribuidoras. Ese eslabón perjudica en una medida importante el sistema editorial hispanoamericano. Este es un tema que tiene para largo...

    Abrazos

    ResponderEliminar